Arriendo con aval

Alquilé mi piso y dejaron de pagarme la renta, quiero volver a arrendarlo, ¿que garantías puedo solicitar?, ¿es el aval bancario la mejor solución?

Realmente el aval bancario es una garantía, pero debemos tener en cuenta diferentes aspectos antes de solicitarlo de forma aleatoria. Nunca el aval es suficiente si antes no disponemos de informes de nuestro posible inquilino, así como nominas o contrato de la empresa en la que trabaje, o si es autónomo o profesional, deberemos solicitarle la renta, declaraciones trimestrales de IVA… de forma que podamos valorar el volumen de negocio y por tanto la posibilidad de hacer frente a la renta estipulada.

Así que después de valorar su capacidad y fiabilidad contractual, es entonces cuando podremos solicitar un aval, para complementar esos informes. Pero debe tener en cuenta varios factores, frente al inquilino, sepa usted que un aval bancario le va a suponer un coste, de apertura y costes notariales, más la comisión que le cobre el banco en el periodo que estipulen. ( podrá solicitar que este aval este en algún fondo para que le pueda dar rentabilidad) También la regla general es que para que concedan un aval, el futuro arrendatario deberá consignar el importe del dinero, y por tanto lo tendrá retenido durante el periodo en que el propietario solicite dicho aval. No podrá disponer de este dinero, lo que significa que si usted conoce que , debido a los informes o referencias que pueda disponer, es un posible buen arrendatario, corre el riesgo de perderlo al pedir una garantía añadida e innecesaria.

Frente a usted, como propietario, también deberá saber que el aval no le soluciona todos los problemas, y deberá al mismo tiempo en caso de impago, saber decidir el momento de ejecutarlo: la recomendación es en caso de impago de renta, y de imposible negociación para el cobro, acudir a un abogado, para interponer un procedimiento de desahucio, y una vez finalizado el proceso ejecutar el aval.- Si lo ejecutáramos porque es posible, en el momento de que hubiese deuda, podríamos cobrar la cantidad pendiente, pero entonces el inquilino volvería a estar al corriente, en ese caso corremos el riesgo de que vuelva a dejar de pagar, y entonces, al acudir a los tribunales ya no tendríamos garantía para cobrar, y perderíamos tiempo, y dinero. En cuanto a la duración del mismo, lo aconsejable es que lo fuera por una cantidad que estime que le garantizará lo suficiente, por el periodo que dure el contrato, pues de no ser así solo cubriría un período y después de aquel, no existiría garantía. Aconsejamos un equivalente por ejemplo de renta igual a seis meses o un año, pero por tiempo equivalente al contrato. Si el tiempo que solicitase es inferior, ejemplo un año, al expirar este se encontraría con que está desprotegido.

Finalmente para no tener problemas y en caso de impago pueda ejecutarlo rápidamente, le aconsejamos que solicite un aval solidario a primer requerimiento y con renuncia a beneficios de excusión, esto significa que deberá el banco abonar dicha cantidad sin necesidad de justificación alguna y sin posibilidad de oposición por parte del fiador.

Copyright © 2017 Iuris Services. All Rights Reserved